Apropiación Fotográfica

Ascúa Ignacio 2IMG_8453

“Diseñando mi corazón.”

Decidí relatar este análisis a modo de historia porque creo que así me puedo expresar mejor.

No soy de Buenos Aires ni tengo familia en esta ciudad por lo que visité a una amiga para que me enseñe fotografías de su familia. Esta imagen me cautivó desde el primer instante. No sabía quién era, ni siquiera tenía una continuidad con el álbum de fotos que estaba revisando, pero el color, el encuadre y la pose de la niña junto con su expresión me obligó a elegirla.

¿Qué cuenta la foto? Sinceramente no mucho. Yo creo que es más lo que te permite imaginar que lo que expresa en acciones. No veo más que a una niña y quizás su hermana menor jugando en un patio. No sé si es importante si está bailando, o burlándose del fotógrafo o simplemente jugando. Se podría deducir que estaba en un ambiente familiar y no escolar (por su vestimenta), quizás el patio de su casa. La niña menor se encuentra observando a su hermana con confusión, posee las articulaciones de su mano contraídas de tal forma que llegué a pensar que estaba imaginando tocar un instrumento musical, claramente en un papel secundario, denotado por el encuadre de la foto y la posición más atrás de la protagonista.

Lo primero que se me cruzo por la cabeza al ver la fotografía fue una pregunta: ¿Qué estaba pensando? Se encontraba en un estado totalmente desinhibido y libre, sus brazos y manos, sus rodillas y su cabeza demuestran que estaba totalmente entregada al juego o imaginario personal. Su mirada no era para nadie, sino para ella misma, para su interior. De verdad creo que esa niña estaba en un proceso creativo, construyendo algo que es espontáneo y suelto de toda restricción, estaba pensando en arte.

Luego de observar un poco más noto el espacio arriba de ella, fuerte y claro, vacío, un color vivo con potencial pero libre de toda textura. Una hoja en blanco que ocupa casi toda la foto, siento que exige, fuerte y claro.

La sombra bien marcada de la niña sobre la pared me hace pensar en una proyección de ella misma en otro plano, quizás el subconsciente que me imagino tan misterioso. Observado todo esto quedo pensando un momento y comienzo a preguntarle a mi amiga por la protagonista. Me confiesa que es su hermana mayor y hoy en día es una estudiante avanzada de diseño gráfico en la UBA.  Agradecido por que haya resultado una artista le pido por favor que me muestre proyectos de ella.

Una vez que tuve varios trabajos conmigo decidí manifestar lo que yo creía que estaba pensando la niña en esa hoja en blanco, a partir de sus propias obras futuras. Esa idea me pareció casi infantil pero poderosa, mostrar como la futura artista imaginaba la construcción de  su identidad, como se soltaba deliberadamente al proceso de imaginar y crear, hasta me atrevo a decir que estaba a penas comenzando un boceto, trazando un diseño,  el de su corazón.

Ascúa Ignacio

En cuestiones de edición, tomé las obras gráficas que me gustaron, fuí recortando los elementos que me interesaban para cambiar la escena y los ubiqué con distintos niveles de transparencia en la fotografía original, de tal forma de recrear el imaginario que yo percibía de la niña. Compensé el peso visual tanto en tamaño como en color de la pared, marqué un centro que nace del corazón de la protagonista (que a su vez también es una obra de ella misma ) y jugué con los elementos hasta el punto de sentir que completaban el juego de la niña y su creación mental.

Anuncios

Blog de WordPress.com.

Subir ↑