Luz y Espacio

final

Mamá

Donde todo se hacía, feliz, constante e incondicional: el cuartito de mamá”.

Idea Narrativa: Reconstruir la mujer que una vez fue dueña de ese lugar. Ya en las marcas de los objetos (óxido, arrugas, obsolescencia) se muestra evidencia del estar rutinario de esta mujer. La pureza de los colores y la luz demuestra su bondad y dedicación, su trabajo fiel en pos de su familia y el amor a su casa, su unidad. Una verdadera ama de casa. Se escucha el tararear en las mañanas, el sonido de la máquina de coser, el olor a la ropa recién lavada y planchada junto con la textura de las telas. La crueldad del tiempo expone los elementos en su vejez, recordando lo que una vez fueron.

Existe un desorden orgánico, casi natural, donde los elementos se apoyan entre sí y conviven en armonía. La luz natural los expone denotando su vejez, sus marcas y la nostalgia de algo que ya no está pero que una vez estuvo. Todos juntos son un autorretrato de una vida, una confluencia de miembros, órganos, vestimenta y lenguaje que expresan el recuerdo remanente de la memoria.

Estilo: Los colores cálidos acentúan la calidez del espacio y humanizan los objetos, casi con tristeza. A su vez la sobre exposición de la fuente de luz acentúa la pureza de la imagen y delata a los objetos junto con en sus contornos adquiriendo fidelidad. Los blancos y cremas  resaltan el carácter bondadoso y puro de la escena.

El encuadre y punto de vista, por otro lado, es puramente documentalista, registra lo más crudamente, casi desde afuera del cuartito, los objetos y el espacio como un fondo vivo sin su verdadera protagonista, denotando ausencia. La misma perspectiva de los objetos en tiempos pasados capturada en el plano. También muestra a los objetos fielmente dirigidos de frente al foco, como presentes, aumentando así esta idea de ausencia, falta y tiempo.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: